1 de marzo de 2013

El bote de mayonesa y las dos cervezas.



H
Hoy, por primera vez, voy a romper una norma y, en lugar de dejar que fluyan mis propias palabras, mis reflexiones sobre los temas que me inquietan o atraen, voy a reproducir literalmente un texto que no tiene desperdicio y me gustaría compartir contigo. Aunque aún no conozco su origen y autoría (la sumaré a pie de página cuando la conozca), voy a mantenerlo en este blog sólo durante un tiempo.

Fuente imagen: lastampa.it

Es toda una lección de vida, una parábola sensible a todos y de la que –seguro- tú, yo, todos, podemos aprender. Cuando las cosas en la vida nos superan, cuando 24 horas al día no son suficientes, recuerda el bote de mayonesa y las dos cervezas:


   Un profesor delante de su clase de filosofía, sin decir palabra, cogió un bote grande vacío de mayonesa y procedió a llenarlo de pelotas de golf. Después preguntó a los estudiantes si el bote estaba lleno. Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí.


   Así el profesor cogió una caja llena de canicas y la vació dentro del bote de mayonesa. Las canicas rellenaron los espacios vacíos entre las pelotas de golf. El profesor volvió a preguntar a los estudiantes si el bote estaba lleno y ellos volvieron a decir que sí.


   Después el profesor cogió una caja de arena y la vació dentro del bote. La arena llenó todos los espacios vacíos y el profesor preguntó de nuevo si el bote estaba lleno. En esta ocasión los estudiantes respondieron con un sí unánime. El profesor rápidamente sacó dos cervezas de debajo de la mesa y vació su contenido en el bote y efectivamente llenó todos los espacios vacíos entre la arena. Los estudiantes rieron.


   Cuando pararon las risas el profesor dijo: Quiero que se den cuenta de que este bote representa la vida. Las pelotas de golf son las cosas importantes como la familia, los hijos, la salud, los amigos, el amor, cosas que te apasionan, son cosas que aunque perdiéramos todo lo demás y nada más nos quedarán estas, nuestras vidas aún estarían llenas. Las canicas son las otras cosas que nos importan, como el trabajo, la casa, el coche,...la arena es todo lo demás, las pequeñas cosas.


   Si ponemos la arena en el bote en primer lugar no habrá espacio para las pelotas de golf. Lo mismo ocurre con nuestra vida, si utilizamos todo nuestro tiempo y nuestra energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos espacio para las cosas realmente importantes.

Presten atención a las cosas cruciales para su felicidad: jueguen con sus hijos, dense tiempo para ir al médico, salgan con su pareja a cenar, practiquen su afición favorita. Ocupen su tiempo en las cosas que realmente importan, establezcan sus prioridades, el resto es sólo arena.

   Uno de los estudiantes levantó la mano y preguntó que representaba la cerveza. El profesor sonrió y dijo: "Me alegro de que hayas preguntado. La cerveza sólo muestra que no importa cuán ocupada tu vida pueda parecer, siempre hay lugar para un par de cervezas con un amigo."


¿Algo que añadir?

5 comentarios:

Cristina Gonzalez dijo...

Siempre me pareció muy interesante esta reflexión. Incluso la he usado a veces en mis clases con mis alumnos y candidatos. No viene mal recordarla de vez en cuando. Un saludo David

Vanessa Meneses dijo...

Hace años lo contó en clase mi profesor de Macroeconomía, nos hizo ver las cosas de otra manera...
Es un relato muy bueno.

Saludos,

Susana dijo...

Es un buen momento para recordar esta historia porque hoy en día tenemos que pensar en lo que realmente importa. Si somos conscientes de lo que significa esta historia, nada ni nadie puede frenarnos en seguir adelante.
Pensar que lo que realmente nos mueve, nos da fuerzas nos hace ser mejores, nos motiva... es tan solo la fuerza, la energía, el motor para seguir teniendo ilusión por la vida. Cuántas veces hemos oído decir a alguien que ha pasado por alguna enfermedad grave y lo ha superado decir que se ha dado cuenta realmente de las cosas importantes de la vida y le ha cambiado la forma de valorar todo a su alrededor. Esa gente, si conocemos de cerca a alguno, los ves diferentes, con más luz, con más brillo en los ojos, con más pasión por las cosas simples y sencillas que antes de su enfermedad. Esa persona tiene el bote lleno de pelotas de tenis...

Cèlia dijo...

David,

Creo que la versión de la cerveza es más "masculina" y la versión que comentávamos en Twitter con el café, es más "femenina".
Te dejo el vídeo aquí por si alguno de tus lectores quiere darle un vistazo:
http://www.youtube.com/watch?v=-fkyQYfLhOo
El MENSAJE es el mismo que es lo importante y el que debemos tener presente.

Un saludo David!!!

Cèlia Hil

David Fernández Ojeda dijo...

Está claro que el mensaje cala en todos nosotros hasta el punto de hacernos alguna pregunta sobre nuestras vidas... Y eso me gusta.
Agradezco tu aportación a este post y dar vuestro punto de vista.
Gracias, Cristina.
Gracias, Vanessa.
Gracias, Susana.
Gracias, Cèlia.