24 de diciembre de 2015

Mínimo, dos al día

P
Por tu bien, hay cosas que debes hacer y, a medida que sumas años, te sobran motivos para no olvidar ciertas premisas que constantemente te recuerdan desde tu entorno. Cuántas veces habrás oído eso de “¡Cuídate!”, o el tan conseguido “Los años no perdonan” o el malsonante “A tu edad…”. Pues podría añadir muchas más expresiones y, sin embargo, voy a restar peso a esas palabras y razón a quienes las dicen. ¿Sabes por qué?.

Con lo que has leído y antes de explicarte con detalle… Permíteme que insista:
Si quieres VIVIR con mayúsculas, no puedes dejar de leer esto y, aún menos, dejarlo en el olvido. Ojo, a pesar de los pesares…


26 de noviembre de 2015

Del estereotipo al "tipo estéreo"

E
Esto ya no es lo que era… Algunos lo dicen con cierta nostalgia; otros, sin embargo, con denotado alivio. Cierto: todo cambia y apenas da tiempo a asimilarlo cuando hay una novedad esperando a la vuelta de la esquina. El cambio lo puedes interpretar como una dificultad añadida a la difícil carrera de la vida o –así te lo recomiendo- como una oportunidad única para avanzar personal y profesionalmente. Ni tú eres como ayer, ni seguirás siendo el mismo de hoy llegado el día de mañana.

Serás diferente, mejor o peor,  sí, pero  sólo dependerá de ti. Y en base al poder que ejerces sobre ti mismo, puedes convertirte en el verdadero estereotipo o, quién sabe, en el “tipo estéreo”.

Fotografía de David Fernández Ojeda

30 de octubre de 2015

Vive en colores

S
Si crees que la vida te va a regalar algo…
Si crees que podrás conseguir tus objetivos sin luchar por ellos…
Si crees que los problemas se esconderán a tu paso…
Si crees que recibirás ayuda de todos los que te rodean…
Si crees que no vas a derramar ni una sola lágrima…
Si crees que no hay nadie mejor que tú…
Permíteme que te diga:
ALUCINAS en COLORES.

Pues de colores quiero hablarte y, en concreto, de los colores de la vida, pero de los colores con sabor a personas de verdad, esas que tú y yo sabemos que existen a nuestro alrededor, a la vuelta de cada esquina, en cada rincón.



27 de septiembre de 2015

Entrevista: "Ser o No ser"

S
Si piensas que un currículum es la llave de un empleo en la búsqueda de nuevos proyectos, sencillamente, estás muy equivocado. Excepto para posiciones de escasa o nula cualificación, no hay profesional de recursos humanos que reclute a vista de CV porque este documento, como si del Santo Grial se tratara, se le ensalza hasta el punto de que hay quien piensa que el motivo por el que ha sido contratado en última instancia ha sido, sin duda, el citado currículo. Nada más lejos de la realidad.

Es tu tarjeta de visita, el primer reclamo, el “anzuelo” para recruiters y empresas  que lanzarás con la mejor de tus intenciones y, siempre, cargado de ilusiones. Y es por eso, precisamente, que debes cuidarlo sobremanera tanto en su forma como en su contenido, a pesar de que no será él quien te abra la puerta final a tu objetivo.

Fuente imagen: h1usurbil

18 de agosto de 2015

Linkedin: Truco o Trato


A
A estas alturas, en tu entorno no hay quien se preste a decir que no conoce la red profesional por excelencia, esa que acumula millones de usuarios en todo el mundo, esa que sigue creciendo en tiempos de crisis, esa que genera –cada vez más- interés creciente entre empresas y profesionales. En unos sectores más que en otros, cierto, pero todos susceptibles de pasar por el filtro de esta red que cobra adeptos allá por donde pasa, especialmente, si hablamos del mundo de los recursos humanos… En la que se convierte en una herramienta “facilitadora” para generar contactos de calidad y –quizás lo más importante- candidatos con perfiles y visibilidad notables. Y tú. ¿tienes ya tu perfil creado?.

En ese sentido, no todo son comentarios positivos, máxime cuando éstos vienen de directivos y empleados que “no creen en la magia real” de las redes sociales a la hora de buscar negocio o favorecer la marcha del mismo. De ahí que duden de su eficacia y lo vean más como una pérdida de tiempo para los que las usan y un enganche a un medio que poco o nada les aportará. Tienen “truco”…


25 de julio de 2015

"Abierto por Vacaciones"

C
Cuando unos descansan, otros trabajan. Es Ley de Vida... Es como “la cadena alimenticia” del consumo en la que nadie se escapa de ser comido porque todos tienen hambre suficiente como para esperar su momento y atacar con todas sus armas. Al margen de la estacionalidad, todos necesitamos cubrir ciertas necesidades y, estarás de acuerdo conmigo, una de ellas es, sin duda alguna, la del empleo.

Cierto y evidente: hay muchas más que nos ayudan a apuntar con mayor o menor acierto hacia aquello que muchos llaman “Felicidad”. Y lo sabes. Pero, en relación al empleo, ya sabes que en la mayoría de los casos, nos permite abrir puertas a nuestro estado de gracia profesional y personal, nos abre a mundos inexplorados de satisfacción (e insatisfacción, pero veamos la botella medio llena).

Fuente imagen: solomat

30 de junio de 2015

Ocho apellidos castos

P
Posiblemente, desde bien pequeño, tu apellido ha sido para ti algo más que una palabra, quizás todo un signo de distinción que, en los casos más ilustres, anteponen el rancio abolengo allá por donde van -aunque he de decir que esto cada vez se valora menos- y, en los más comunes, se limitan a ser una combinación más o menos compleja de palabras que, en la mayoría de los casos, no hace tener un nombre exclusivo pues siempre se entera uno de que hay no sé cuantos sujetos con idéntico nombre.

Pero más allá de los nombres y, en consecuencia, de los apellidos, debo decir que lo realmente es la persona que hay tras ellos, los valores que los patriarcas han sabido transmitir a lo largo de las generaciones e, indudablemente, los conocimientos y las tradiciones que han sabido generar y mantener. Pues sí que dan de sí los apellidos, su etimología y significado... Hasta el punto de abrir una puerta al estudio en profundidad, la Heráldica, en el que no sólo se valoran y estudian los orígenes de los mismos sino mucho más. Pero, a decir verdad, estas líneas, a modo de introducción, pueden servir, pero no definen el tema que deseo abordar que, como podrás comprobar a continuación, va más lejos de un mero estudio etimológico de tu apellido.


31 de mayo de 2015

Dame una pista

S
Si pudieras pedir tres deseos es probable que no titubearas lo más mínimo en decirlos, sin embargo, si sólo pudieras elegir uno de ellos, la cosa cambia... O no, quién sabe. Lo que es cierto es que si no crees en los genios y sus lámparas, si desconfías de la magia y temes que el País de Nunca Jamás es, al menos en parte, ficción, darías lo que fuera por conocer más detalles, una pista de cómo llegar a él. Da igual si es material o no, pero no me cabe duda de que tu felicidad o parte de ella depende de ello.

Tanto en lo personal como en lo profesional estamos sometidos a una serie de carencias que la vida nos obliga a un constante esfuerzo por remediarlas. Siempre queremos más y más, ¿verdad?. Siempre quieres más y más. No me extraña, como decía Quevedo, "lo mucho se vuelve poco con desear otro poco más" y, en términos de felicidad, nunca es suficiente.

Fuente imagen: desmotivaciones

20 de abril de 2015

Artículo de lujo

S
Sin duda, es más fácil pasar de la hamburguesa al jamón serrano que del buen jamón a la hamburguesa. Aún gustándote ambos, lo duro se contempla cuando debes renunciar a uno de ellos por las dichosas circunstancias. ¿Te ha sucedido?. Si es así, entonces, a medida que vayas leyendo es posible que puedas sentirte identificado (o no).

Si en alguna ocasión te han recordado lo mucho que vales, si en algún momento te has visto reflejado en un conocido personaje de éxito, si a medida que transcurren tus días eres capaz de extraer las oportunidades que llevan “ocultas”, si eres tan hábil que llegas a contar tus experiencias como objetivos cumplidos, es posible que, a pesar de todas tus cualidades, no puedas permitirte este artículo de lujo.
 
Fuente imagen: rebloggy

15 de marzo de 2015

El minuto de oro

E
El mundo se ha vuelto loco, literalmente loco, poniendo precio a todo, a lo material y a lo inmaterial, a lo ajeno y a lo personal, incluso a la dignidad de las personas atajando por el camino de la ruindad (pero, evidentemente, de eso no leerás en este blog mientras esté yo al otro lado). Y en ese afán por cuantificar lo incuantificable, ¿cuánto darías por volver a ver o abrazar a alguien que has perdido?, ¿cuánto, por revivir un momento trascendental, de éxito, de felicidad desmedida?. Quizás, en privado, pudiera recoger aplastantes respuestas como “Lo daría todo”.

Dudo que en la senda de la materialización obsesiva se pueda encontrar la felicidad, pero sí es cierto que más que divagar, más que construir castillitos en el aire te apetezca poner los pies en el suelo y saber cuánto vale un minuto bien aprovechado en tu vida y dónde debes buscarlo. Y esta cuestión cobra mayor relevancia cuando de ello depende el rumbo del minuto siguiente, y este del siguiente y, así, sucesivamente.

Fuente imagen: facebook

28 de febrero de 2015

Por un mundo de sueños

P
Piensa: ¿Qué haces cuando cierras los ojos?. Cierto, puede ser que sea para dar paso a los sueños, quizás sea por dolor o para evitar que éste llegue. Es posible que los cierres pensando en ella o que ella lleve tiempo con ellos cerrados pensando en Grey, es posible. Posible es que sólo pienses en blanco o que lo veas todo negro y mires hacia arriba aún con los ojos cerrados.

Y cuando sueñas despierto, tu mente se transforma, tú mismo te transformas en quien quieres ser, al menos por unos instantes y sacas fuerzas de tu interior y te cuesta dejar de pensar en ello y te prohíbes dejar de soñar y no puedes dejar de desear y…  Y llegado a ese punto, ¿qué piensas hacer?.