7 de marzo de 2013

En primera persona... ¡Va por las 6.000!



H
Hay muchas formas de decir las cosas, aún más de hacerlas, pero sólo una de sentirlas… En esta ocasión, con tu permiso, déjame decírtelo a mi manera y, sin que sirva de precedente, para aportarle un mayor valor personal, en primera persona:



Fuente imagen: top-trainers


Con mi blog, no pretendo competir, sólo me interesa divulgar;
Con mi forma de expresar, no deseo agredir, sólo motivar;
Con mis objetivos no quiero especular, deseo disfrutar.

Si tengo un blog, tengo identidad propia al expresarme y tengo definido mi objetivo, ¿Por qué no lo voy a divulgar para intentar motivar a los demás y, además, disfrutar con ello?.

En un blog no nacen sentimientos, fluyen reflexiones;
Entre líneas se vislumbran argumentos, y no simples expresiones;
En el fondo no pierdo mis mejores momentos, se encuentran ilusiones.

Si tengo un blog, sé leer entre líneas y con él paso buenos momentos, ¿Por qué no voy seguir con mis reflexiones y convertir simples expresiones en grandes ilusiones?.

Por mi blog, me gusta ser creativo, huir de la mediocridad;
Por mi carácter proactivo, prefiero alejarme de la pasividad;
Porque tengo un apoyo colectivo, pago el respeto con originalidad.

Si tengo un blog, mi creatividad y proactividad se recompensa con un valioso apoyo, ¿Por qué no prevenir lo mediocre y cambiar pasividad por contenidos con marcada originalidad?.

Desde que tengo blog, sigo con el mismo parecer,  quizás llegue a sentirme rico;
Desde siempre he escrito por placer, no ha primado el beneficio económico;
Desde luego, si volviera a nacer, volvería a crearlo porque es algo fantástico.

Si tengo un blog y parecer, lo hago por placer y me doy a valer, ¿Por qué buscar riqueza sólo en lo económico y no hacer un viaje a lo fantástico?.

En mi inicio blogero me he encontrado todo tipo de personas y perfiles;
Entre importantes ejecutivos y auxiliares profesionales, no limito su condición;
En mí, siempre habrá sincero agradecimiento a todas y todos sin excepción;
En realidad, porque no espero nada y me lo dan todo traducido en percentiles.

Por todo eso, que me hace más agradable el difícil día a día,
Por reforzar mi bravo optimismo aún cuando otros veían que caería,
Por ser agradecido y bien nacido por las 6.000 visitas, ¡madre mía!,
Por ser sincero, gracias a ti... Y todo, en tan sólo 30 días.

Dedicado a ti y a todos aquellos que han hecho sumar su reconocimiento con sus visitas a mi blog para darle un valor que no tenía, porque 6.000 visitas en 30 días sólo puedo traducirlas en un ejercicio de generosidad. Y para aquéllos que no lo han visitado o, a lo peor, no le has gustado lo que han leído... A los primeros, desde ahora mismo los doy por invitados; y a los segundos, a los segundos mi respeto y compromiso para intentar mejorar.

Y como dicen las servilletas…

Gracias por tu visita


1 comentario:

cristina gonzalez aguilar dijo...

Gracias a tí David, escribir y compartir es un acto de generosidad. Tu amiga "Manuela"