6 de febrero de 2013

¿Realidad o ficción? …Muy cruda en cualquier caso.

H

Fuente imágenes de composición: googleplua
Hay días en los que te levantas de buen humor y otros que, sencillamente, preferirías no haberte levantado; hay días que te ves atractivo ante el espejo y otros, otros mejor no hablar; hay días en los que has evitado contagiarte de lo negativo de tu entorno (me viene a la cabeza una estadística de la agencia EFE referida a que el 56% de los españoles prefiere no ver los telediarios porque sólo dan malas noticias) y otros… (Permíteme un inciso: continuo con lo negativo del entorno)…Otros, te encuentras un video un tanto devastador como el de este corto tan galardonado porque sirve "realidad o ficción en crudo":





Siento haberte hecho pasar por este trago. Quizás ahora, después de verlo, necesites desahogarte con un vaso de agua, un improperio o, a lo peor, agachando la cabeza. Pues no, no es ninguna de esas tres la vía adecuada para escapar de este estado de decepción, atropello e indefensión. Yo, particularmente, cuando el ánimo entra en letargo acudo a mis armas de motivación que algunos ya conocéis: vídeo motivacional, paseo, música…

Intenta, pues, alejarte de lo negativo, pon a prueba tu voluntad y, por supuesto, siéntete protagonista de tu propia historia. No olvides que incluso el guión, con mayor o menor esfuerzo, puedes modificarlo con tus acciones si las ejecutas en la dirección adecuada y, a ser posible, con ayuda de gente implicada
.Descubre todo lo que vales, aprende a descubrirte para saber venderte mejor. No confíes en tu memoria, pero no la abandones; deposita tu confianza en tu esfuerzo y dedicación. Así alcanzarás las pequeñas metas que te vayas planteando para terminar culminando en tu objetivo final.

Te daré una máxima en pedagogía infantil que, dado que todos sabemos descubrir la parte de niño que llevamos dentro, es absolutamente recomendable compartirla:

L
a autoestima se forja repitiendo con constancia, al menos una vez al día, y siempre que te enfrentes a una dificultad, repitiendo estas tres premisas. Repite:


  - Soy bueno.

  - Soy inteligente.

  - Y valgo un montón.


Aprovecha este momento.
¿Te has marcado ya tus pequeñas metas para alcanzar tu objetivo?