16 de octubre de 2013

Yo, de mayor quiero ser...



S
Seguro que no conoces a nadie al que de niño, no se le haya acercado un mayor y le haya preguntado: “A ver, hijo, ¿tú qué quieres ser de mayor?”. Ese es y ha sido siempre un momento mágico en el que la pasión, la imaginación y la ilusión se disparan apuntando siempre a lo más alto. Desconozco el por qué pero resulta un tópico enmarcar entre las profesiones más “deseadas” las de policía o bombero, las de piloto o astronauta, la de futbolista o cantante o, rizando el rizo, la de príncipes o princesas… Vete a saber.


Después, con los años, llega la cruda realidad y comienzas a tomar conciencia de que, inexcusablemente, para conseguir algo debes luchar por ello y, por norma general, mucho más de lo que imaginabas.


Fuente imagen: tekseedh
Hoy, “algo” más mayorcito y con los pies en el suelo, estás obligado a digerir grandes dosis de realismo y, si no estás dispuesto a hacerlo, el propio mercado laboral lo hará por ti y te pondrá en tu sitio. Lo siento, pero las cosas son así: ya no existen los cuentos de hadas…


Pero sí bien la realidad es así de cruda, no menos cierto es que tú y sólo tú sigues siendo el protagonista de tu propia historia y, si me apuras, el guionista. En base a eso, debes definirte antes de escribir las próximas líneas de tu vida y, aunque Dalai Lama dijo que “Sólo hay dos días al año en el que no se puede hacer nada: uno se llama ayer y otro mañana", yo me atrevo a que reflexiones sobre una cuestión: ¿Qué tipo de persona eres?.


Existen tres tipos:
   1- De los que viven del pasado.
   2- De los que se preocupan del futuro.
   3- De los que viven el presente.


Está claro que si eres de los que viven del pasado, no te espera un gran futuro; si eres de los que se obsesionan con el futuro, no podrás disfrutar del presente y, como la propia palabra dice, el momento que estás viviendo en este preciso instante, es un “presente”, es un regalo. Puedes verlo así o puedes seguir preguntándote el por qué de las cosas, lamentándote de lo que pudo haber sido y no fue o, a lo peor, de las oportunidades que has desaprovechado porque lo creas o no, la mayoría de las cosas u objetivos de la vida no se alcanzan por miedo.


A veces, el miedo no es malo porque te hará esforzarte en el autoaprendizaje, hará de ti un superviviente y, con la experiencia, ganarás en seguridad. Pero, en exceso, es más que perjudicial. Por tanto, aprovecha el momento, marca esos objetivos y prioridades y ponte manos a la obra con determinación.


Y es que de niños, todo parecía más fácil… Aún así, se puede aprender mucho de la actitud que tenías cuando eras niño. Presta atención: datos extraídos de una encuesta realizada este mismo año sobre la profesión deseada en los niños (de 4 a 16 años) son concluyentes. La mayoría de ellos desbordan sus expectativas y apuestan por lo que, sin duda, les colmará de éxito y felicidad (felicidad entendida por un niño o adolescente, por supuesto).




Los niños de hoy también se plantean emprender abriendo negocios, aunque en menor medida (sólo un 2,9% de los encuestados) y éstos estárían relacionados con el Deporte (14,0%) , Alimentación (8,1%), Coches (4,9%) o Videojuegos (4,9%), fundamentalmente, si son ellos, los niños, quienes hablan; y sin son ellas, las niñas, se decantan en su mayoría por la Moda (14,9%), la Alimentación (9,3%), los Animales (9,3%) o la Cultura (7,5%).


Siempre quedan algunos con un plus de imaginación a la hora de responder, como es el caso de una niña de 8 años que quiere montar una empresa de “inventar cosas nuevas” o la de un niño de 9 años que piensa “fabricar dinero”. Por cierto, los niños, con mayor o menor sabiduría,  está de acuerdo en que la profesión que menos les gusta es la de político. ¿Te extraña?.


En cualquier caso, lo que decidas hacer en tu presente para fabricarte un futuro y no depender de tu pasado, bien decidido está, pero hazlo; y hazlo con confianza e ilusión, luciendo tu mejor actitud y dispuesto a ser el protagonista principal de tu propia vida. Ahora, sin más dilación, si no estás conforme con lo que te está tocando vivir es el momento de reaccionar para dar el primer paso después de volver a contestar la misma pregunta:


¿Qué quieres ser de mayor?.

Ah, y si después de leer este post se te ocurre preguntarle a un niño qué quiere ser de mayor... Te arriesgas a que te responda esto:


8 comentarios:

Tu Look habla dijo...

"decidido está, pero hazlo; y hazlo con confianza e ilusión, luciendo tu mejor actitud y dispuesto a ser el protagonista principal de tu propia vida".

¡¡¡¡Cómo me gustan estas palabras!!!!
sobre todo me quedo con la decisión y con la necesidad de ser protagonistas dela existencias personal.

Gracias

David Fernández Ojeda dijo...

Gracias, "TuLookHabla".

Desde pequeños nos enseñan que el ser humano está formado por células y más células... Yo te digo que no, con mis experiencia, estoy convencido de que estamos hechos de "actitud".

Sacar lo mejor sí mismo no está al alcance de todos pero sí lo está el intentarlo... Y en ello estamos cada día.

Saludos!

Anónimo dijo...

Genial!!! una gran reflexión y una gran realidad de ese gran pequeño.

Es muy complicado sacar lo mejor de nosotros... pero todo los tenemos y nos tenemos que dar ese tiempo para encontrar y sacarlo día a día.

Gracias por esta gran reflexión!!!

David Fernández Ojeda dijo...

Gracias, Anónimo, me alegra que te guste y coincidas con mi visión de la realidad. Te doy la razón cuando dices que deberíamos aprender de los niños porque, a veces, son magníficos ejemplos a seguir.

Saludos!

M. Pilar Giménez Alvir dijo...

Pues yo soy más de pensar que un niño no sabe lo que es un comercial, tornero fresador, encofrador, consultor o senior manager wherever. De pequeño queremos ser las cosas que conocemos, luego de mayores vamos abriendo las puertas del laberinto laboral y un día encontramos la nuestra, la que está marcada en rojo, la de la pasión... y está en nuestra mano cruzarla o no.

www.trabajoyahorro.com

David Fernández Ojeda dijo...

Gracias por tu comentario, M.Pilar.
Aunque son muchos los factores que influyen a la hora de que alcanzar la autonomía suficiente para elegir qué quieres ser de mayor, sin duda, hay algo muy importante y con lo que coincido contigo: debe ser una profesión por la que sientas pasión.
Saludos! (David F.)

Luis Oscar Salomón dijo...

Muy buen articulo. Motivador para niños y emprendedores de todas las edades.

David Fernández Ojeda dijo...

Sin duda, Luis, "de todas las edades...". A pesar de que nunca dejamos de ser niños al 100%, bien podríamos aprender ciertas cosas de ellos. ¿No crees?.

Me alegra que te guste. Gracias por tu comentario.