15 de abril de 2013

Las verdades de Forrest (Parte II)



S
Se acabó. …Y dejé de correr. Como cuando deja de llover. Recuerdo que, estando muy lejos, se llevó lloviendo varios días y luego, así como si nada, alguien paró la lluvia y el sol salió. Hay que saber que al final siempre sale el sol para todos.


Fuente imagen: crimecontrol.deviantart
Pensé en comenzar una nueva vida. Decidí hacer algo que me hiciera feliz y cuando lo conseguí, quise ser el mejor. Porque no todas las personas son iguales, no… Mamá decía que se puede decir mucho de una persona por sus zapatos, a dónde van, dónde estuvieron. Yo usé muchos zapatos.


También decía  que todos somos diferentes, y que si Dios hubiese querido que fuéramos iguales, nos habría puesto a todos aparatos en las piernas. Creo que con tantos aparatos el mundo sería muy aburrido porque no podríamos correr.


El dinero es importante. Puedes comprar zapatos y flores, también puedes comprar comida y, sobre todo, gambas.  Mi muy mejor amigo decía que las gambas son la fruta del mar, pueden hacerse a la brasa, cocidas, al horno, al vapor, salteadas, se pueden hacer pinchos de gambas, gambas criollas, guiso de gambas, gambas fritas, rebozadas, sofritas o gambas con piña, gambas al limón, gambas con mango, con pimientos, sopa de gambas, en estofado, en ensaladas, gambas con patatas, hamburguesa de gambas, sándwich de gambas y… Creo que eso es todo.


Pero el dinero no lo es todo. Cuando mamá murió sentí como si se rompiera el corazón y no me acordé del dinero. Hubiera dado todo el dinero del mundo para que no se fuera. También se volvió a romper cuando perdí el amor. No sabía que un corazón se puede romper varias veces. No importa, también se puede arreglar varias veces.


La vida, a veces brilla y a veces se apaga. Pero yo siempre estoy. A veces ahí y a veces allí. Porque no se puede estar en varios sitios al mismo tiempo. El tiempo es como el agua: cuando tienes sed se acaba enseguida. Por eso a mí me gusta disfrutarla a sorbos pequeños. Una vez vi como se atragantó una persona y casi muere.


Hay quien dice que todos tenemos un destino y otros que estamos flotando casualmente como en una brisa… Yo creo que pueden ser ambas, puede que ambas estén ocurriendo al mismo tiempo. También creo que el destino puede cambiarse si lo deseas con fuerza. Aunque no lo entiendo muy bien.


Una vez soñé que tendría un niño y se llamaría como yo. Pero cuando desperté sabía que eso no podría pasar porque soy especial. ¿Sabes qué?. Al final, la vida me regaló un niño y se llamó Forrest. No sé cómo lo supieron. Y eso es todo lo que tengo para decir sobre eso.


Mientras corría tuve muchas ideas. Antes de correr, también, y ahora sigo teniendo ideas. Muchas ideas. Algunas son buenas y otras las guardo. Nunca tiro las ideas y las guardo como si fuera un tesoro. Ideas para creer, para hacer feliz, ideas para correr y hasta para ganar dinero. Las ideas son necesarias. El mundo no existiría si Dios no hubiera tenido la idea de crearlo.

Fuente imagen: doobybrain

A veces la vida pasa y hay muchas cosas que no entiendo. Pienso que no debería ser tan complicada. Mi madre tenía una manera de explicar las cosas que yo siempre entendía. Es bueno tener a personas al lado que te expliquen algo cuando no lo entiendes. 


Tampoco entiendo por qué algunos se cambian el nombre o quieren ser lo que no son. Nadie debería hacer lo que no quiere ni cambiarse el nombre. Yo me llamo Forrest Gump y todos me llaman Forrest Gump y no cambiaría nada de lo que tengo ni de lo que he vivido. (Viene de Parte I: "A través de los ojos de Forrest")

Forrest Gump es un film de Paramount Pictures 
Dedicado a Paco P.V. y a todos los que se atreven a soñar
¿Y tú qué harás?

4 comentarios:

www.globalmarketingasesores.com dijo...

Desde luego es toda una lección de vida, esa película demuestra que haciendo las cosas fáciles y con ganas de hacerlas, todo se puede conseguir, lo que hay es que creer en uno mismo, tener fé en que lo vamos a conseguir, y sin complicarse, sin complicar lo que es fácil.
Un gran relato para hacernos pensar.

David Fernández Ojeda dijo...

Gracias, amigos de GlobalMarketingAsesores.

En efecto, una gran película con grandes mensajes y una enorme moraleja para motivar a los más duros.

¿Imaginas este post en versión audio con fondo musical adecuado?. Estoy pensándolo, dándole vueltas a ver qué puedo hacer...

Saludos.
(Mis disculpas por no responder a tu mensaje, pero... No he recibido la oportuna notificación de Blogger ¿?)

Ramon dijo...

Sin duda invita a la reflexión. Máxime en los tiempos que vivimos

David Fernández Ojeda dijo...

Gracias, Ramón.
A reflexionar, pues. Pero no más de lo justo y necesario para cada ocasión.

Saludos.
(David F.)