31 de enero de 2013

¿Qué hay tras el paradigma y los resultados?



D
Definamos paradigma como una idea, pensamiento o creencia incorporada, generalmente, durante la primera etapa de vida que se acepta como verdadera.

Cuando te propones o imaginas un Proyecto de Futuro, “tu proyecto”, la primera reacción es marcar, al menos, dos limitaciones: en primer lugar, las personales en cuanto a capacidad; y, por supuesto, las materiales, referidas a los medios disponibles y necesarios para alcanzarlo.

Es un acto reflejo pues, toda acción que nos aleje de nuestra zona de confort precisa de un doble esfuerzo para poder marcar un punto de partida: me refiero a Actitud y Aptitud, que conoces perfectamente.

La primera, siempre ha de ser positiva si se pretende emprender y, la segunda, suficiente, si se desea tener opción al deseado triunfo.

Establecido el paradigma, tras definir un plan de medios adecuados, esperaremos los resultados que, sin duda, irán directamente ligados al nivel de recursos empleados y la coherencia en su utilización.
A mayores recursos, mejores resultados. Pero eso puede llegar a ser una obviedad partiendo del citado nivel de coherencia y profesionalidad.

Transcurrido un cierto período, ¿qué ocurre cuando los resultados no mejoran por mucho que se incrementen los recursos?. La empresa “no reacciona” y comienza una fase de desgaste en la que se puede vislumbrar un final incierto o, en el peor de los casos, un cierto y fatal final.
He ahí donde cobra vital importancia la actitud de las personas, fundamentalmente de aquéllas que toman las decisiones y sobre las que recae el control y motivación de los equipos humanos, para determinar la continuidad de la empresa o su extinción.

Llegado este momento, no sólo basta con ser buen gestor, hay que plantearse una norma básica de pensamiento, planterase de sobremanera una simple y al mismo tiempo compleja cuestión: 

«Si haces siempre lo mismo,
no esperes resultados diferentes»

En ocasiones, cuando una empresa comienza a perder rentabilidad y su cuenta de resultados se va deteriorando, basta con la toma de decisiones adecuadas pero, si esta tendencia persiste, bien porque las decisiones tomadas no sean las correctas, o bien porque no hayan llegado a tomarse, sólo queda una opción: plantear e implantar un nuevo paradigma. Entonces...
¿Qué hay tras el paradigma y los resultados?. Pues un nuevo paradigma para llegar a nuevos y mejores restultados o, resumido en una sóla palabra:


INNOVACIÓN
Fuente gráfico: blg de Andrés Perreño
Innovación con los recursos necesarios en un contexto de viabilidad y encaminada a las tendencias marcadas por la demanda de mercado. ¿Estás de acuerdo? .