1 de mayo de 2013

Se buscan creadores. Razón: La Red



L
Llega a considerarse una obviedad la importancia de las redes sociales en el mundo actual, no sólo a nivel personal sino empresarial o profesional. Las nuevas versiones de nuestro entorno, antes 1.0, ahora 2.0, se van sucediendo como si de versiones del conocido Smartphone se tratara y, por supuesto, nosotros dentro de ellos.

Fuentes composición: 3.bp.blogspot & dreamsdesignpym
La popularidad de los jóvenes se mide según su presencia digital e incluso los candidatos a emplearse llegan a ser rechazados si no se hacen notar en dichos entornos. La realidad y nuestro horizonte están cambiando, y nosotros con ellos.


En ese sentido, dando por hecho la necesidad de “estar”, además de “ser”, surgen distintas figuras dentro de nuestro universo 2.0. Cada usuario hace llegar su propia visión de la vida,  prevalecer determinados preceptos o, incluso, hacen negocios, y nosotros ante ellos.


Son muchos los usuarios potenciales y existen varias formas de medir la actividad de cada uno de ellos en las redes sociales y, aún más interesante, su influencia (se me viene a la cabeza una aplicación muy sencilla y bien definida que utilizo hace unas semanas, Klout). Pero no todos ellos alcanzan un nivel de aceptación, participación o influencia del resto por su única condición de usuario: hay que aportar, sumar valor con contenidos de interés. Cada cual debe definir el uso que desea dar a sus redes sociales, y nosotros entre ellos.


En 2008, algo más del 40% de los usuarios estaban activos en una o más redes sociales; en 2010, esa cifra se duplicó llegando al 85% de esos veintisiete millones de internautas en España y, a falta de conocer los datos actuales, todo apunta a que, prácticamente, el 100% está presente de alguna forma, con mayor o menor actividad, en alguna de ellas. En resumen, más de la mitad de los españoles son “usuarios 2.0”, y –si estás leyendo este post- nosotros entre ellos.


Ahora somos muchos y el objetivo debe ser aumentar la calidad de los contenidos exigiendo, si es que se puede exigir, que aquéllos que los crean sean realmente creativos y, al resto, que los compartan con el mayor respeto.


De este modo, a colación, voy a distinguir los distintos tipos de usuarios según su rol en las redes sociales:


1.- Creadores de contenido. Básicamente, este papel recae sobre los usuarios que crean entradas para blogs, actualizaciones para webs y aquéllos que gestionan sus propios perfiles sociales de forma activa.


2.- Compartidores. Referido a los que consumen contenidos ajenos y los difunde porque comparten de alguna manera el significado de los mismos o interpreta que son de interés para su entorno.


3.- Críticos. Son los que limitan su actividad a participar de forma activa haciendo comentarios de los contenidos ajenos.


4.- Animadores. Este grupo, en el que pueden participar el resto de tipos de usuarios, se dedican a únicamente a participar en las redes sociales de forma espontánea.


5.- Espectadores. Todos los que consumen contenidos ajenos sin intención de retorno o feedback, tal como sucedía en entornos 1.0.


6.- Inactivos. Usuarios que llegaron a crear su perfil o perfiles pero que están desatendidos o no los repasan, al menos, una vez al mes.


Seguro que ya te has definido. Y así, al igual que tú, cada cual en su papel, podremos hacer que la red no sólo sea un contenedor de contenidos sino una fuente de inspiración. Todos y cada uno de ellos tienen su sitio, su valor dentro de la red y son necesarios. De hecho, de nada serviría escribir si no hay nadie que se dignara a leerlos. Por eso, no se trata de escribir por escribir, ni siquiera de leer por leer, si no se aporta algo. En ese “algo” debemos centrarnos todos y filtrarlo a través de los valores necesarios para una mejor convivencia.

 
Fuente imagen: Facebook
¿No te alteras cuando empiezas a leer y descubres un comentario fuera de lugar por su falta de respeto a los demás o su irreverencia consentida?. ¿O quizás con comentarios jocosos o enaltecedores de la violencia en cualquiera de sus acepciones?. Qué te voy a contar que tú no sepas…


Supongo que no habrá nada más reconfortante para un creador que lanzar y compartir su creación y recibir "algún día" un mínimo reconocimiento. Ahora mismo, a todos ellos, mi público reconocimiento por su labor creativa, por su afán de motivar a los demás a través de sus palabras e imágenes, por su interés desmedido en compartir su conocimiento desinteresadamente. La sociedad y, muy especialmente, la red, está ávida de creatividad, de imaginación y de buen gusto. Todos los valores personales, así como las maldades y desatinos, se pueden reflejar en las pantallas de nuestros ordenadores y dispositivos móviles. De ti y de todos nosotros depende. Entonces, seamos selectivos. ¿Por qué no hacer del universo 2.0 un universo mejor?


¿Te sumas?